Vacunarse o no vacunarse, he ahí el dilema

Spread the love

Hemos vivido casi dos años entre el dolor y el sufrimiento de los otros que primero fueron extraños y ahora, cada día más, conocidos y hasta familiares. Su angustia y su soledad nos calan y nos estremecen; frente a ellos, no podemos quedar indiferentes.

Ante una crisis de las dimensiones que hemos vivido, que nos afecta a todos, frente a la que nadie es inmune, la objeción de conciencia para un mecanismo que puede ayudar a reducir la expansión del virus, los contagios y los índices de mortalidad es absurda y hasta desagradable.

Cierto que no se puede obligar ni forzar a nadie a vacunarse pues, al ser un procedimiento invasivo, requiere el consentimiento de la persona, pero también es cierto que rechazarla representa un acto no de desobediencia si no de criminalidad.

Entradas relacionadas

Deja un comentario