Saber o creer saber y su impacto en la empresa

Spread the love

Todos queremos trabajar en una empresa en la que nos sintamos bien y cuyos valores se alineen con los nuestros.

Según la Organización Mundial de la Salud, pasamos cerca de un tercio de nuestra vida en el trabajo, en la mayoría de los casos con el objetivo de asegurar una vida estable para nuestra familia, de mantener una vida social, y de seguir nuestros intereses y ambiciones. Sin embargo, con tanto tiempo dedicado al trabajo, ¿no debería el trabajo significar algo más?

Según el “Millennial Survey 2018” de Deloitte, el éxito debe ser medido no solamente en términos de desempeño financiero, sino también por un conjunto variado de objetivos, que incluyen desde marcar la diferencia o tener un impacto positivo en la sociedad y medio ambiente, hasta mejorar la vida de las personas.

A menudo nos ocurre que o bien no sabemos que podemos, o que sabiendo que podemos, no nos lo creemos. La dialéctica entre el saber y el creer es esencial. Porque saber y creer no es lo mismo. Por ejemplo: todo el mundo sabe que se tiene que morir algún día, pero casi nadie se lo cree. Y los que creen profundamente en la obvia verdad que la muerte existe y puede aparecer en el momento más inesperado para uno mismo o para quienes nos rodean, la vida cobra un significado radicalmente distinto, y el valor que damos al instante presente, al famoso “aquí y ahora”, es infinitamente mayor.

Entradas relacionadas

Deja tu comentario