¿Qué es el Internet de las cosas (IoT)?

31/10/2019 0 Por Jonathan Roman
Spread the love

Introducción

Es un término del que escuchamos hablar constantemente. Internet de las cosas, es un concepto un poco abstracto pero que ha estado ganando bastante popularidad en los últimos meses. La idea que intenta representar queda bastante bien ilustrada por su nombre, cosas cotidianas que se conectan al Internet, pero en realidad se trata de mucho más que eso.

Para entender de qué va el Internet de las cosas debemos también comprender que sus fundamentos no son nuevos. Desde hace unos 30 años que se viene trabajando con la idea de hacer un poco más interactivos todos los objetos de uso cotidiano. Ideas como el hogar inteligente, han evolucionado antes de que nos demos cuenta en el hogar conectado para entrar al Internet de las cosas.

El Internet de las cosas potencia objetos que antiguamente se conectaban mediante circuito cerrado, como comunicadores, cámaras de seguridad, sensores y demás; y les permite comunicarse globalmente mediante el uso de la red de redes (la Internet). Si tuviéramos que dar una definición del Internet de las cosas probablemente lo mejor sería decir que se trata de una red que interconecta objetos físicos valiéndose del Internet.      

ìndice

¿Qué es el Internet de las cosas (IoT)?

(Internet de las Cosas abreviada como IoT por Internet of Things en inglés)

Es el fenómeno que se da al conectar objetos cotidianos al Internet con el fin de controlarlos remotamente o conocer sus condiciones actuales, algunos ejemplos comunes son:

  • Lámparas que se pueden prender y apagar desde Internet.
  • Termostatos conectados que publican la temperatura actual de un espacio.
  • Cámaras de vigilancia accesibles por IP.
  • Sistemas de audio controlables desde Internet.
  • Contactos eléctricos inteligentes.

A partir de estos ejemplos podemos ver como los objetos físicos (ciberfísicas) se integran con software para crear representaciones virtuales de sí mismos que se pueden consultar y manipular desde Internet.  No hay un tipo específico de objetos conectados al Internet de las cosas. En lugar de eso se les puede clasificar como objetos que funcionan como sensores y objetos que realizan acciones activas. Claro, los hay que cumplen ambas funciones de manera simultánea.

En cualquier caso, el principio es el mismo y la clave es la operación remota. Cada uno de los objetos conectados al Internet tiene una IP específica y mediante esa IP puede ser accedido pare recibir instrucciones.

ìndice

Orígenes del IoT

Un tostador controlable desde internet creado por John Romkey en 1990 es considerado el primer dispositivo de Internet de las Cosas (IoT) a pesar de que el concepto de IoT todavía no existía como tal.
El concepto fundamental del Internet de las Cosas lo presentó Bill Joy bajo el nombre de la Web Device to Device en 1999 como una de las seis webs que propuso en una conferencia en el Foro Económico Mundial en Davos. Esta web permitiría que los dispositvos se comunicaran entre sí vía internet, sin embargo no se creyó en ella en su momento y la idea quedó latente por varios años.
Fue 10 años después, en 2009, cuando Kevin Ashton publicó en la revista RFID el artículo Esa cosa del ‘internet de las cosas’ que la industria se volvió a interesar en el tema atrayendo la atención que hoy tiene el IoT.

¿Cuándo estará entre nosotros?

Una de las preguntas más comunes con el Internet de las cosas es cuándo estará finalmente dentro de nuestras vidas. La respuesta es que ya lo está desde hace algunos meses.

En temas de la industria de bajo consumos el termino de domótica comienza a crecer y marcas como Bose, Honeywell, Yale, Hikvision, @Jhua; entre otras comienzan a tener más introducción al campo del hogar. Actualmente ya ofrecen accesos a sus dispositivos instalados dentro de la casa y por medio de una app y con acceso a Internet (muy importante) podemos controlar la seguridad, luminosidad, vigilar dentro y alrededores de nuestro patrimonio.

Lo que para el sector de oficinas sigue siendo un requisito que cumplir por el departamento de protección civil, en el hogar comienza a ser más atractivo su penetración de mas soluciones que permitan dar una mejor comodidad y planeación de tiempo al usuario/habitante.

A diferencia de algunas tecnologías mucho más populares entre las masas, el Internet de las cosas no ha encontrado su foco de explosión en el mercado del consumo. Quizás la tecnología está aún demasiado verde, o quizás los grandes del sector no han visto la oportunidad correcta para abalanzarse encima. Aun así hemos visto como Apple y Google han dado algunos pasos discretos con tecnologías como Home Kit y Android @Home.

Como sea, es el sector privado donde el Internet de las Cosas se está haciendo cada vez más popular.

  • La industria de producción en masa: la maquinaria que se encarga de controlar los procesos de fabricación, robots ensambladores, sensores de temperatura, control de producción, todo está conectado al Internet en cada vez más empresas lo que permite centralizar el control de la infraestructura.
  • Control de infraestructura urbana: control de semáforos, puentes, vías de tren, cámaras urbanas. Cada vez más ciudades implementan este tipo de infraestructuras basadas en el Internet de las Cosas que permiten monitorear el correcto funcionamiento de sus estructuras además de adaptar más flexiblemente su funcionamiento ante nuevos eventos.
  • Control ambiental: una de las áreas en las que está teniendo más éxito el Internet de las cosas, pues permite acceder desde prácticamente cualquier parte a información de sensores atmosféricos, meteorológicos, y sísmicos.
  • Sector salud: cada vez más clínicas y hospitales alrededor del mundo confían en sistemas que les permiten al personal de salud monitorear activamente a los pacientes de manera ambulatoria y no invasiva.

ìndice

La Seguridad en el Internet de las Cosas

Que los aparatos estén conectados al Internet (concepto base del Internet de las Cosas) tiene muy preocupados a varios países sobre como podrán asegurar a sus ciudadanos que las cosas no saldrán mal.

En particular un caso que ha llamado poderosamente la atención referente a la seguridad en el internet de las cosas es la nueva generación de los automoviles. Especialistas en el tema indican que la conectividad entre el auto con tu celular, tu casa y/o tu oficina multiplican los riesgos de robos, espionaje, manipulación e interrupción de servicios.

Frente a los antiguos modelos, los nuevos coches cuentan con un 40% de programación. “Un coche actual tiene 100 millones de líneas de código: siete veces más que un avión”, ha advertido Andreas Herzig, de Global Lead Automotive, en una de las últimas ediciones de Cybertech en Tel Aviv (Israel).

Se ha mencionado que la apuesta seria establecer una regulación para la nueva generación de coches, incluir sistemas de protección y disponer de garantías de actualización durante toda la vida del vehículo. “En el futuro, cada coche tendrá una identidad digital”, comenta Herzig para individualizar cada dispositivo y poder establecer mecanismos de seguimiento y control de los mismos.

En otros casos de seguridad en el internet de las cosas, por ejemplo:

Japon está ejecutando un proyecto de seguridad en el internet de las cosas, a través del Instituto Nacional de Tecnología en el cual planea hackear mas de 200 millones de dispositivos para investigar las vías más vulnerables ante los próximos Juegos Olímpicos.

Los propietarios de aquellos dispositivos hackeados, de quienes no se revelarán sus identidades, serán informados y recibirán sugerencias para mejorar la seguridad. El motivo es que el Instituto Nacional de Tecnología de la Información y la Comunicación japonés detectó que desde apartados conectados al Internet de la Cosas se hicieron 54% de los ataques registrados en 2017.

Por su parte, el Gobierno suizo ha invitado a registrarse en la web de Prueba de Intrusión Pública para intentar hackear “legalmente” el sistema de votación electrónica. El Ejecutivo ofrece 50,000 francos suizos ($1,000,000.00 Pesos Mexicanos) a quien lo consiga y demuestre una vulnerabilidad del sistema.

En Estados Unidos desde 2016 tienen un programa en el cual se destina muchos millones de dólares para Hackers que logren ubicar vulnerabilidades en el Pentágono. Al parecer en el proceso de automatización de los sistemas defensa de Estados Unidos ha hecho que el Pentágono pague porque los hackeen.

ìndice

¿Cómo se transformará la vida industrial en México y el mundo en los próximos cinco años?

Brinda grandes oportunidades económicas para la industria de un país. Las industrias que se suban a este gran movimiento tendrán mayores posibilidades de sumarse a las cadenas globales de valor, que hoy por hoy demandan innovación y tecnología en los procesos productivos de las empresas que los integran.

Como ejemplo, podremos ver empresas que brindan a sus clientes el seguimiento de la producción a la medida desde un App, sensores conectados a la línea de producción que miden en tiempo real y a distancia lo que sucede en dicha línea, procesos de producción que se auto corrigen con base en lo que se esta censando en el momento (eliminación de fallas y mermas), inventarios de proveedores conectados con requerimientos de producción bajo demanda del cliente en tiempo real, piezas u objetos que en si mismos portan información sobre su estado en la línea de producción, así como la trazabilidad de dicho producto, por mencionar algunos.

El nivel de vinculación Industria-Academia para generar innovación y desarrollo es clave, sin embargo, la visión de la política pública al respecto es un componente que puede hacer la diferencia para el corto y mediano plazo en la industria nacional. Sin lugar a dudas, las Pymes requieren del impulso asertivo desde las instituciones públicas para entrar en el mundo del Internet de las Cosas, en caso contrario, el riesgo es la pérdida de mercado como consecuencia de la baja competitividad de estas.

Para el bien del país, la industria y la academia debemos colaborar muy de cerca. Los modelos de educación dual serán un pilar valioso para la vinculación, sin embargo, no es suficiente. El sector educativo debe generar planes de estudio en función de la proyectiva tecnológica, así como de las necesidades industriales y de mercado. Dichos modelos deben ser sumamente dinámicos y que generen innovación aplicada y transferida de forma eficaz a la industria.

ìndice

Desarrollo para IoT

El Internet de las Cosas es un mundo interdisciplinario que requiere especialistas en redes, seguridad, interfaces, arquitectura de comunicación y diseño industrial. Esto presenta vastas oportunidades para los profesionistas en tecnologías de la información ya que en casi todas las etapas de desarrollo hará falta un programador. Algunas de las competencias necesarias para comenzar en el IoT son las siguientes:
  • Programación de microcontroladores
  • Implementación de servidores
  • Administración de bases de datos
  • Conocimientos de redes
  • Conocimientos en electrónica
  • Conclusión

    Podemos decir que las características compartidas de un objeto IoT son:

    • Publicar información sobre su estado a Internet.
    • Ser controlado desde Internet.
    • Compartir información con otros dispositivos o servicios para actuar autónomamente.

    Un sistema ciberfísico se puede entender como la integración total del mundo material con un mundo paralelo implementado en software. Esto permite la comunicación tanto de objetos como de personas y/o servicios entre sí permitiendo optimizar procesos tanto cotidianos como comerciales.

    Un buen ejemplo de esto es el uso de sistemas de tele peaje en carreteras: el conductor cuenta con una etiqueta que contiene una representación virtual del dinero que le pertenece, al acercarse a un punto de cobro se encuentra con una barrera física que se levantará en cuanto vea que el conductor tiene dinero suficiente para pasar. En este ejemplo vemos al conductor (una entidad material) interactuar con una representación virtual de su dinero que a su vez interactúa con la barrera para que esta se abra.

    También hay aplicaciones del Internet de las Cosas para el transporte, la industria energética, y prácticamente todos los sectores comerciales. Como hemos dicho, el gran pendiente es el mercado de consumo, o lo que es lo mismo, los hogares, un lugar al que probablemente es cuestión de tiempo para que veamos la gran explosión del IoT.

    ìndice

    ¿Qué es el Internet de las cosas (IoT)?